Etiquetas

ImagenEl Feng Shui es el arte que estudia la correcta ubicación e integración de un espacio dentro de un entorno para lograr que sus ocupantes gocen de salud, vitalidad, armonía y prosperidad.

¿En qué se basa el Feng Shui?Los principios del Feng Shui se desarrollan a partir de la observación. Se tienen en cuenta los ciclos naturales, la orientación magnética, los vientos dominantes, las características geográficas del entorno con especial atención a las formas sugeridas por las montañas, y la presencia de agua, vegetación y fauna en el lugar. Incorpora conceptos básicos de la cultura china como el modelo yin-yang y los cinco estados de mutación entre otros, que están desarrollados en el antiquísimo libro de sabiduría I Ching. Actualmente se relacionan estos conceptos con la psicología, vinculando el trabajo espacial al trabajo personal de autoconocimiento y desarrollo.

¿En qué nos puede ayudar el Feng Shui? – Mejorando nuestra salud y vitalidad. El entorno cercano influye en nuestro equilibrio psíquico y físico. Las primeras manifestaciones somáticas que pueden alertar de la posibilidad de estar afectado por una vivienda insana son las alteraciones del sueño, dificultad al levantarse por la mañana, sensación de mayor cansancio tras el supuesto descanso, mareos matinales, etc.. Otras manifestaciones típicas son las reacciones alérgicas, el agotamiento crónico, los dolores de cabeza y espalda persistentes. La correcta ubicación de la cama o lugar de permanencia permite recuperar la salud y vitalidad. Logrando armonía en el espacio y en la vida. Un espacio equlibrado permite sentirse bien. El equlibrio espacial se logra mediante su simetría, proporción, forma, luz, color y distribución. El espacio que invita a estar favorece la armonía vital de las personas que lo usan. Potenciando el desarrollo personal y apoyando objetivos. Espacio y personalidad están relacionados. Los mensajes conscientes e inconscientes presentes pueden frenar nuestros objetivos, su interpretación ayuda a conocernos.

Substituyendo los elementos decorativos que actuan como freno por otros potenciadores se apoya la consecución de objetivos. – Activando productos a la venta. Aplicadas en el campo del merchandising, el Feng Shui puede fomentar las ventas de los productos en los espacios comerciales.

La correcta ubicación, el buen uso del color, formas y la compensación de factores ambientales incidentes permiten mayor salida a sus productos. Hay soluciones para todos los casos, se trata de lograr el efecto deseado con la mínima intervención respetando las características personales.

Orígen e historia del Feng Shui El Feng Shui nació en China hace más de tres mil años, en sus orígenes su objetivo era encontrar la correcta ubicación para edificar o para situar una explotación agraria. Con el tiempo y conforme el hombre fue evolucionando, su aplicación se amplió al entorno urbano y a los ambientes interiores.

En el Feng Shui existen tres escuelas fundamentales: – La escuela de la direccionalidad. Analítica, prioriza el cálculo astrológico. Asociada al tiempo. Basada en la brújula lo-pan. Más arraigada en la tradición y cultura china. – La escuela de las formas. Asociada al espacio. Llegó a E.E.U.U. en los años 60 con el maestro Lin Yun que instauró la escuela del sombrero negro. Se fundamenta en el estudio de las formas, elementos y colores. – La escuela intuitiva. Nace en la segunda mitad del siglo XX coincidiendo con la expansión del Feng Shui en occidente. Adapta los principios esenciales del Feng Shui a la forma de ser y de vivir occidental actual.