10 dulces de la India para Diwali

Etiquetas

, ,

Cuando probaráis por primera vez a la comida india no es raro que se sorprenda cuando el postre llega a la mesa. Dulces indios parecen poco a los postres tradicionales de Occidente y no tener un punto de referencia puede hacer que sea difícil de descifrar lo que está en su plato y la forma de comer.

Si bien es fácil de estar perplejo acerca de  Barfi en forma de diamante o un plato de Gulab Jamun almibarado, un entusiasta aventurero descubre rápidamente la calidad adictiva de dulces indios. Sólo un bocado y los postres indios fragantes y exóticos de repente se convierten en algo que anhelan, especialmente durante ocasiones festivas como Diwali, el festival hindú de las luces que tiene lugar durante la luna nueva, entre octubre y noviembre.

Tradicionalmente, la mayoría de los dulces indios no se cuecen al horno, en lugar de que se cocinan en la estufa o sobre un fuego abierto. ¿Cuáles son los ? Bueno, depende de la región, pero los sospechosos habituales son la leche, la harina de garbanzos, la sémola, el coco y el arroz. Por sí solos, estos ingredientes pueden no sonar demasiado apetecible, pero un cocinero bien informado puede transformar fácilmente en deliciosos dulces con sabor a cardamomo, azafrán y agua de rosas.

La leche es muy importante en la India, especialmente para la elaboración de postres. Ya sea en sintonía con albóndigas de queso, chocolate, pudín, helado o salsa, leche adquiere un sinnúmero de formas para satisfacer a los paladares más exigentes. A continuación encontrará una lista de los dulces disfrutado más comúnmente indios durante Diwali:

1. Gulab Jamun

A menudo se refiere como rosquillas India, Gulab Jamun son bolas de masa fritas que se remojan en un jarabe de azúcar mezclada con agua de rosas. Intensamente dulce, sólo una pequeña bola de masa será suficiente para satisfacer su antojo (a menos que, por supuesto, usted tiene un gran gusto por lo dulce).original_Gulab.Jamun

2. Jaleebi

dulces, pegajosos e irresistibles, son fritos dulces indios que se remojan en jarabe de azúcar. El bateador se hace comúnmente de harina de garbanzos y el color amarillo se deriva de azafrán o – a veces – colorantes artificiales.

original_Jaleebi

3. Kheer

Un cremoso arroz con leche india mezclada con cardamomo, kheer a menudo se prepara con almendras y pasas blanqueadas en rodajas. Está mejorado comúnmente con azafrán para ocasiones muy festivas, como el Diwali o bodas.

original_Kheer

4. Ladoo

Estos dulces en forma de bola son a menudo hechos de harina de garbanzo o bien, sémola o coco rallado dependiendo de la región. La masa se cocina para formar una pasta y luego se forman pequeñas bolas cuando se enfría.

ladoo

5. Rasmali

Un plato embriagadoramente aromático de albóndigas de requesón cargados de cardamomo con infusión de jarabe de leche. Rasmalai procede de Bengala Occidental, pero se disfruta en gran parte de la India.

Rasmalai

 

6. Barfi

Por lo general, cortado en forma de diamante o cuadrado, Barfi es una masa india dulce hecha con leche condensada y azúcar (pero no sólo). Coco, almendras, pistachos y pan de plata comestible son adiciones comunes.

barfi

7. Kesar Peda

Básicamente masade leche india, pedas se hacen con leche condensada, manteca (ghee) y leche deshidratada. Lo que solía ser un proceso que consume tiempo, ahora gracias a la leche en polvo son muy fáciles de hacer.

kesar peda

8. Boondi Ke Ladoo

Estos boondi son similares a los mencionados anteriormente, con una excepción: que son muy frito. Pequeñas gotas de la masa se dejan caer en el aceite caliente y luego empapado en un jarabe simple y forman bolas.

original_Boondi.Ladoo

9. Agra Ka Pehta

Una especialidad de la ciudad de Agra, con su famoso Taj Mahal, estos caramelos suaves translúcidos están hechos con una calabaza local y a menudo se condimenta con especias y agua de rosas.

Agra.Ka.Petha

10. Kulfi

Intensamente dulce y denso, kulfi es para los indios lo que gelato es para los italianos. Dado que no se bate, kulfi congela como una masa sólida así que lo mejor es dejar que repose durante un minuto antes de ser devorado.

kulfi

 

 

Ayurveda, el arte de vivir – CinemaAO

Etiquetas

,

Ayurveda en sánscrito significa “la ciencia de la vida”; medicina y arte se conjugan para sanar cuerpo, mente y espíritu.

El documental recorre la India y viaja a USA y Grecia para hablar con médicos, curanderos y campesinos que explican qué es y como sana este arte milenario que está enfocado en la prevención de la enfermedad a partir de la práctica de hábitos saludables que mantengan en equilibrio nuestro ser.

Una producción de Pandora Films, dirigido y escrito por Pan Nalin (2001). Duración: 01:42:16

Pastela – Plato marroquí

Etiquetas

, ,

La base de la pastela es de hojaldre y se rellena de carne de ave o bien de pescado y marisco, acompañado de pasas, ciruelas y almendras; especies y agua de azahar. Seguidamente se envuelve con el hojaldre y se hornea. Y finalmente se espolvorea con azucar glasé y canela molida. Plato típico que se elabora para ocasiones especiales, como por ejemplo una boda.

Es probablemente de origen morisco-andalusí, y que fue llevada al norte de África por los árabes expulsados de Al Andalus en el siglo XV.

ImagenAquí os dejamos el video de una de las mejors cocineras de Marruecos Choumicha preparando la pastela de pollo

Cuscús – Plato típico de Marruecos

“Cuscús” es el nombre de la sémola tanto como del guiso.

La sémola es una pasta de harina de trigo en forma de pequeñas bolitas más o menos grandes. También existe cuscús de cebada, maïs y mijo, aunque no son tan comunes.

En Argelia y Túnez se llama “Taâam”. Muy apreciado en toda Africa del Norte y en varios paises de la Península Arábica, el cuscús es un manjar para compartir; se sirve en un plato único alrededor del cual los presentes se disponen para saborearlo. ¡ Es un momento de gran convivilidad !

Existen diferentes recetas para el cuscús, sin embargo la más corriente se compone de carne, verduras, y frutos secos además de la sémola. La carne puedes ser de cordero, pollo, ternera e incluso de pescado. ¡La gracia de este plato consiste en la presentación del guiso : en efecto se dispone la sémola en formato de volcán, en el hueco del volcán, se añade la carne, luego se cubre con las verduras y finalmente se rocia el conjunto con el caldo. Según el gusto de cada uno, se sirve con pasas caramelizadas, garbanzos preparados con el mismo caldo del cuscús y una salsa de harissa para los paladares más resistentes. Más allá de los sabores tradicionales, existen recetas más o menos refinadas según la imaginación de cada cocinero.  

Receta ilustrada de cous cous marroquí de verduras y pollo, siguiendo los pasos que vi en Marruecos (cus cus, cus-cus, cuscus, cous-cous, couscous).

Publicado el 25 agosto 2008 por Miguel Franco

Cuscusera:

Para preparar el cous cous se utiliza una “cuscusera”. Este recipiente se compone de tres partes, la de abajo es una olla estrecha y alta (donde se cocinan los alimentos), la intermedia es más baja y ancha que la anterior con perforaciones en el fondo (donde se cuece al vapor el cous cous), la superior es la tapa que también tiene algunas pequeñas perforaciones. La compre en el mercado de Xaouen (Marruecos).

 

 Ingredientes (para cuatro personas):

Cous cous (250-300 gramos), dos o tres muslos de pollo deshuesados sin piel (los preparan en la carnicería), dos calabacines más bien pequeños, un pimiento rojo más bien pequeño, una cebolla fresca, un puerro, dos zanahorias no muy grandes, tres dientes de ajo, dos tomates no muy grandes, un trozo de calabaza, un puñado de judías verdes, pimienta negra en grano, comino en grano, una ramita de menta fresca, sal, aceite de oliva virgen extra, agua.

Elaboración:

Se preparan las verduras, partiéndolas en trocitos más bien pequeños. A los tomates, zanahorias, calabacines, calabaza, ajos, puerro y cebolla fresca se les quita la piel. Al pimiento rojo se le quita las simientes. A las judías verdes se les quitan las puntas y los hilillos de los lados.

El pollo se trocea.

Se pone el recipiente de abajo de la cuscusera en el fuego (fuego medio o medio fuerte) y se le echa un chorreón de aceite hasta cubrir el fondo. Se añade el pollo y se rehoga durante cinco minutos.

Se extrae el pollo.

Se añaden a la cuscusera el puerro, la cebolla, el ajo y el pimiento rojo. Se rehoga cinco minutos.

Se añaden la zanahoria y las judías verdes. Se rehoga otros cinco minutos.

Se añaden la calabaza y el calabacín. Cinco minutos más rehogando.

Aprovechamos este momento para ir preparando las especias y el cous cous. Echamos en un mortero los granos de pimienta y comino con un par de pellizcos de sal y los machacamos. De la ramita de menta nos quedamos solo con las hojas. La cantidad de especias a usar depende del gusto de cada cual. Se pueden usar otras, como cilantro, tomillo, pimentón, hierbabuena, jengibre, pimienta blanca, albahaca, azafrán, ……., cada cual según lo que desee y su familia o amigos le permitan.

Del paquete de cous cous usamos aproximadamente la mitad, o sea, unos 250 a 300 gramos. Cogemos un vaso de agua y le añadimos una cucharadita de sal. Lo calentamos, disolviendo los restos de sal. Lo añadimos al cous cous (que hemos depositado en un plato hondo) y removemos para que se humedezca homogéneamente.

Volviendo a la cuscusera, añadimos el tomate, el pollo, la menta y las especias, rehogando otros cinco minutos.

Aprovechamos para echar el cous cous humedecido en el recipiente perforado de la cuscusera. Con los dedos removemos el cous cous para que quede suelto y repartido uniformemente.

Añadimos dos vasos de agua caliente a la olla y removemos (a lo largo de la cocción deberemos ir mirando el guiso para que no se quede sin caldo, echando el agua necesaria, y para que no se pegue). Colocamos el recipiente perforado encima de la olla y lo tapamos. De vez en cuando destapamos hasta que veamos que sale el vapor, momento a partir del cual dejamos cocer unos quince minutos (con la tapa puesta).

Retiramos el recipiente perforado con el cous cous. Removemos este con una cuchara de madera hasta que se suelte. Añadimos un vaso de agua caliente (sin sal) y removemos de nuevo para que se humedezca homogéneamente y quede bien repartido. Volvemos a colocar el recipiente perforado encima de la olla. Dejamos cocer otros quince minutos.

 

Retiramos el recipiente perforado y removemos el cous cous con una cuchara de madera hasta que se suelte y quede bien repartido. Esta vez no se le echa agua. Volvemos a colocar y dejamos cocer otros quince minutos.

Una vez pasado este tiempo, el cous cous debe estar preparado (es como la pasta, se infla doblando su tamaño, se reblandece y se vuelve más claro). Si no es así, se deja cocer un tiempo prudencial hasta que termine de hacerse. Si se ha alcanzado ya el punto óptimo, se retira el recipiente perforado, se echa el cous cous en una bandeja honda y se remueve con una cuchara de madera para que el grano quede suelto.  Miramos el guiso, si tiene poco caldo para nuestro gusto añadimos agua, si tiene mucho dejamos consumir (yo aconsejo no dejar el guiso seco, sino con un poquito de caldo). Rectificamos el punto de sal y lo echamos en otra bandeja honda.

Para servir ponemos en un plato, separadas, una ración de cous cous y una ración de guiso. A la hora de comer yo aconsejo mezclar.

 

Fuente: http://unamiradadesdeelsur.wordpress.com

Kunqu – Ópera China

La historia de la ópera kunqu, una de las manifestaciones operísticas tradicionales más antiguas de China, se inició hace más de 600 años. A mediados de la dinastía Ming (1368-1644), las melodías kunshan ya se interpretaban en el centro de Jiangsu, provincia del sur de China. Posteriormente, con la colaboración de artistas locales, el músico Wei Liangfu, reformó las melodías kunshan mediante la asimilación de los rasgos más sobresalientes de las melodías de las óperas del norte. Al mismo tiempo, con la ayuda del famoso instrumentista Zhang Yetang, construyó instrumentos apropiados a las melodías.Imagen

Así surgió la ópera kunqu, caracterizada por combinar las melodías de las óperas del sur y del norte de China.

En aquellos tiempos, la ópera kunqu se interpretaba sin maquillaje y no se escenificaba. Convencido de que la ópera kunqu sólo tendría éxito si se representaba en los escenarios, el famoso dramaturgo Liang Chenyü (1519-1591), perfecto conocedor de su poesía y su temperamento, decidió llevarla a la escena. Junto con un grupo de amigos escribió la primera pieza de ópera kunqu, Historia de Huansha, obra de gran éxito en la que se describe a la bella Xi Shi, concubina del rey Fu Chai del Estado de Wu (585-476 a.C.). A partir de entonces proliferaron los autores de piezas de ópera kunqu, las cuales se difundieron rápidamente por las provincias de Jiangsu y Zhejiang durante los primeros años del reinado del emperador Wanli (1573-1620) de la dinastía Ming.

Su popularidad fue tal que se interpretaban con mayor frecuencia que las obras de otras óperas del sur de China, siendo sus melodías conocidas incluso por los campesinos. Posteriormente los intelectuales la llevaron a Beijing, donce se convirtió en una ópera imperial.

Imagen

A lo largo de más de 200 años, la ópera kunqu fue uno de los géneros operísticos más interpretados en los escenarios chinos. Con el desarrollo social, a mediados de la dinastía Qing (1644-1911) llegó la decadencia de la ópera kunqu, que, transformada en un género imperial e intelectual, había ido alejándose poco a poco del pueblo llano. A pesar de lo poético de sus letras y de la dulzura de sus melodías, la ópera kunqu resultaba difícil de entender para la mayor parte del público.

Por otro lado, las obras solían tener un mínimo de 20 actos y su representación duraba más o menos 10 horas. “El quiosco de las peonías”, por ejemplo, consta de 55 actos y dura más de 20 horas ¡! Se comprenden así las dificultades que plantean la popularización y comercialización de este tipo de obras. En los primeros años de la dinastía Qing apareció en los teatros chinos el huabu, una modalidad de la ópera kunqu caracterizada por la fácil comprensión de sus letras y la inclusión de melodías populares.

En 1790 una compañía de ópera kunqu especializada en el género huabu actuó en Beijing y obtuvo un gran éxito entre el público. Obras de la ópera kunqu A lo largo de su prolongado desarrollo, la ópera kunqu ha acumulado un repertorio de 400 obras y de actos que pueden escenificarse independientemente.

“Nieve en junio” es una pieza que refleja la resistencia de una mujer ante la sociedad feudal: la viuda Do E, acusada falsamente de asesinato por el bravucón Zhang, es condenada a muerte; ya en el patíbulo, la viuda jura que se vengará con una nevada en junio y una sequía de tres años.

“El quiosco de las peonías” es una obra romántica: una muchacha llamada Du Linian sueña que se enamora del estudiante Liu, pero al no ser correspondida, enferma y muere; tres años después, Liu contempla con admiración el autorretrato de Du Linian que ha encontrado en el quiosco de las peonías; la muchacha retratada vuelve a la vida y se casa con el estudiante Liu.

Imagen

“El pabellón del oeste” , obra de Guan Hanqing (?-1279), famoso escritor de la dinastía Yuan, es una muestra representativa de la ópera kunqu: Zhang Hong y Ying Ying, hija del ministro, se encuentran en un templo y se enamoran; pese a la oposición de su padre, la joven huye de su casa con la ayuda de la criada Huang Niang y contrae matrimonio con Zhang. La letra y la música de El pabellón del oeste, obra que hoy en día sigue representándose, se han convertido en clásicos. Para conservar y apoyar esta antigua tradición operística, a partir de la liberación de 1949 el Gobierno Popular comenzó a organizar a los actores dispersados en diferentes compañías de ópera kunqu. En 1957 se estableció en Beijing el Teatro Norte de Kunqu; y en 1960 se fundó en Shanghai el Teatro Juvenil de Kunqu; en ambos teatros se ha formado a numerosos intérpretes de gran valía, como Hua Wenyi y Yue Meiti, en Shanghai, y Huo Shaokui y Hong Xuefei, en Beijing.

Elementos de la representación Las representaciones de la ópera kunqu exigen una preparación sumamente cuidadosa. Por este motivo, en los círculos teatrales chinos se considera que esta modalidad operística es la maestra de las óperas locales de China. Sus libretos no sólo contienen las letras y la música, sino que especifican la decoración, el vestuario, el atrezo, los movimientos e incluso la posición de los actores en el escenario.

La ópera kunqu cuenta con una gama muy amplia de personajes: el sheng (papel masculino), el dan (papel femenino), el jing (cara pintada), el mo (personaje joven), el chou (bufón), el wai (viejo de barba blanca) y el tie (papel femenino secundario).

Por otra parte, los diversos personajes se subdividen en otros: por ejemplo, del sheng derivan el lao sheng (anciano), el wu sheng (militar) y el xiao sheng (intelectual joven), el cual se subdivide a su vez en wu xiao sheng (joven experto en artes marciales), qiong sheng (estudiante pobre), etc.

Los personajes de la ópera kunqu en los que el maquillaje adquiere mayor relevancia son los jing y los chou.

Los principales colores son el rojo, símbolo de la lealtad, el negro, que indica honradez y firmeza, y el blanco, color de los personajes traicioneros y aduladores. El azul, el verde, el dorado y otros colores se utilizan en la caracterización de dioses, hadas, ogros, demonios, bandidos y facinerosos.

ImagenLas representaciones de ópera kunqu destacan por su lirismo y su complejidad coreográfica. La coreografía está presente en la mayoría de las óperas locales chinas, pero en ninguna de ellas alcanza la importancia que adquiere en la ópera kunqu, tradición operística caracterizada por la combinación de canto y danza. El elemento coreográfico de la ópera kunqu cumple dos funciones: realzar el significado de lo que se canta mediante el lenguaje corporal y contribuir a la descripción de los paisajes, las situaciones y los sentimientos de los personajes.

En Wang Zhaojun parte al norte, se decide que la dama imperial Wang Zhaojun de la dinastía Han contraiga matrimonio con el rey de los xiongnu (antigua etnia china) a fin de reconciliar a las etnias han y xiongnu. La ópera es una descripción de los complejos sentimientos de Wang durante su viaje.

De principio a fin, la actriz canta y baila al mismo tiempo, y el actor que interpreta el papel de caballerizo debe hacer innumerables volteretas para describir la escabrosidad del camino y lo difícil que resulta dominar el caballo.

En palabras de los actores, “se trata de una obra que deshace a los protagonistas”. Por tal motivo, son muy pocos los artistas capaces de interpretarla.

En junio pasado se representaron en Berlín los 55 actos de “El quiosco de las peonías” en una función que duró 15 horas; un periódico alemán comentó: “Es la ópera llevada a sus límites”. De hecho, en los escenarios chinos se representan cada vez uno o dos actos y las funciones duran de 30 a 40 minutos, ya que el público no tiene ni el tiempo ni la paciencia suficientes para ver y escuchar una obra entera. Nueva vida de la ópera kunqu Si bien la ópera kunqu ha atravesado un período de decadencia, no por ello ha dejado de ocupar un puesto de primer orden y de ejercer su magisterio musical, interpretativo y coreográfico sobre las demás tradiciones operísticas chinas. Asimismo, ha estampado una huella indeleble en la formación de los intelectuales chinos, tanto con respecto a su ética y a su concepción de la fidelidad, la piedad filial, la benevolencia y la justicia, como en lo que se refiere a su búsqueda de la libertad, la felicidad y el amor real y firme.

En los últimos años, los cambios en la mentalidad y los estilos de vida del pueblo, así como el embate de las modas culturales, han puesto en peligro la supervivencia de la ópera kunqu. Pese a ello, subsiste tenazmente y ha obtenido el reconocimiento mundial, lo que sin duda contribuirá a dar un nuevo auge a la ópera kunqu.

En efecto, en 2001, la UNESCO lo declaró Patrimonio Mundial. En la actualidad, la intérprete más reconocida de la Kunqu Ópera de China se llama Yang Feng Yi. El pasado julio se organizaron múltiples actividades para celebrar el aniversario de la fundación del Teatro Norte de Kunqu de Beijing. Las autoridades de la capital anunciaron la construcción de un teatro especial para la ópera kunqu y la elaboración de una política de apoyo a la misma.

El día 9 de ese mismo mes el Misterio de Cultura declaró que elaborará ocho reglamentos destinados a la protección de esta antigua manifestación artística.

Dharma – “las cosas como son”

Etiquetas

, , ,

Dharma es una palabra sánscrita que significa “las cosas como son”. La palabra es usada tanto en el hinduísmo como en el buddhismo y el jainismo aunque con diferentes significados.

Dharma en el hinduísmo : se trata de la ley universal de la naturaleza, ley que se encuentra en cada individuo lo mismo que en todo el Cosmos. A nivel cósmico esta ley se concibe manifestada por movimientos cíclicos y regulares. Por este motivo se simboliza al dharma como una rueda (“chakra)” que torna o gira sobre sí misma (Este símbolo es el que se encuentra en la Bandera de la India*).

Imagen

A nivel del individuo humano, dharma adquiere una nueva acepción: la del deber ético y religioso que cada cual tiene asignado según su determinada situación de nacimiento. Dharma en el budismo Dentro del budismo la noción del Dharma (entendido como doctrina) se dividió para su mejor comprensión en las llamadas Tripitaka (“Tres Cestas”): Sutras (enseñanzas del Buda mismo); Vinayas (reglas monásticas proporcionadas por Buda); y Abhidharma (comentarios y discusiones sobre los Sutras y Vinayas por los sabios de períodos posteriores).

Estos tres conjuntos de escritos conforman el Canon Pali o también tal cual se ha dicho llamado Tripitaka. El Dharma es uno de las llamadas tres joyas (mani) o tesoros del Budismo junto con Buda y Shanga. Es por esto que la mención de la palabra dharma es frecuente entre los budistas, ya que constituye uno de los principales elementos de la llamada “fórmula del triple refugio”:

En la shanga (comunidad) me refugio/ en el dharma (doctrina) me refugio/ en el Buddha me refugio.

Dharma en el jainismo En el jainismo dharma se entiende principalmente como movimiento de la dravya o substancia universal, en tal sentido dentro del jainismo el dharma es una de las siete categorías de la dravya (las otras son adharma, akasa, pudgala, kala y jiva). La rueda del dharma que se encuentra en la bandera de la India es conocida oficialmente como chakra de Ashoka, aunque el emperador Ashoka fue un destacado budista, la rueda del dharma que se usó en sus monumentos remitía en su simbolismo principalmente a la acepción hinduísta (la más antigua) del dharma.

Feng Shui

Etiquetas

ImagenEl Feng Shui es el arte que estudia la correcta ubicación e integración de un espacio dentro de un entorno para lograr que sus ocupantes gocen de salud, vitalidad, armonía y prosperidad.

¿En qué se basa el Feng Shui?Los principios del Feng Shui se desarrollan a partir de la observación. Se tienen en cuenta los ciclos naturales, la orientación magnética, los vientos dominantes, las características geográficas del entorno con especial atención a las formas sugeridas por las montañas, y la presencia de agua, vegetación y fauna en el lugar. Incorpora conceptos básicos de la cultura china como el modelo yin-yang y los cinco estados de mutación entre otros, que están desarrollados en el antiquísimo libro de sabiduría I Ching. Actualmente se relacionan estos conceptos con la psicología, vinculando el trabajo espacial al trabajo personal de autoconocimiento y desarrollo.

¿En qué nos puede ayudar el Feng Shui? – Mejorando nuestra salud y vitalidad. El entorno cercano influye en nuestro equilibrio psíquico y físico. Las primeras manifestaciones somáticas que pueden alertar de la posibilidad de estar afectado por una vivienda insana son las alteraciones del sueño, dificultad al levantarse por la mañana, sensación de mayor cansancio tras el supuesto descanso, mareos matinales, etc.. Otras manifestaciones típicas son las reacciones alérgicas, el agotamiento crónico, los dolores de cabeza y espalda persistentes. La correcta ubicación de la cama o lugar de permanencia permite recuperar la salud y vitalidad. Logrando armonía en el espacio y en la vida. Un espacio equlibrado permite sentirse bien. El equlibrio espacial se logra mediante su simetría, proporción, forma, luz, color y distribución. El espacio que invita a estar favorece la armonía vital de las personas que lo usan. Potenciando el desarrollo personal y apoyando objetivos. Espacio y personalidad están relacionados. Los mensajes conscientes e inconscientes presentes pueden frenar nuestros objetivos, su interpretación ayuda a conocernos.

Substituyendo los elementos decorativos que actuan como freno por otros potenciadores se apoya la consecución de objetivos. – Activando productos a la venta. Aplicadas en el campo del merchandising, el Feng Shui puede fomentar las ventas de los productos en los espacios comerciales.

La correcta ubicación, el buen uso del color, formas y la compensación de factores ambientales incidentes permiten mayor salida a sus productos. Hay soluciones para todos los casos, se trata de lograr el efecto deseado con la mínima intervención respetando las características personales.

Orígen e historia del Feng Shui El Feng Shui nació en China hace más de tres mil años, en sus orígenes su objetivo era encontrar la correcta ubicación para edificar o para situar una explotación agraria. Con el tiempo y conforme el hombre fue evolucionando, su aplicación se amplió al entorno urbano y a los ambientes interiores.

En el Feng Shui existen tres escuelas fundamentales: – La escuela de la direccionalidad. Analítica, prioriza el cálculo astrológico. Asociada al tiempo. Basada en la brújula lo-pan. Más arraigada en la tradición y cultura china. – La escuela de las formas. Asociada al espacio. Llegó a E.E.U.U. en los años 60 con el maestro Lin Yun que instauró la escuela del sombrero negro. Se fundamenta en el estudio de las formas, elementos y colores. – La escuela intuitiva. Nace en la segunda mitad del siglo XX coincidiendo con la expansión del Feng Shui en occidente. Adapta los principios esenciales del Feng Shui a la forma de ser y de vivir occidental actual.

Tai Chi – Movimientos corporales chinos

Etiquetas

Imagen

 

Esta técnica, procedente de un arte marcial chino, es hoy un entrenamiento therapeutico que busca el aumento de la energía interior llamada “Chi”. Este término señala una de las disciplinas orientales que permiten alcanzar el ying-yang, la dinámica dualidad que está presente en todas las cosas y que gobierna la naturaleza: (masculino/femenino, activo/pasivo, oscuridad/luz…).

El Tai Chi puede concebirse como una forma de yoga en movimiento, asociado a la meditación. Es conocido por las secuencias de movimientos que realizan sus practicantes y que se caracterizan por la unión de la conciencia y el movimiento corporal, la lentitud, la flexibilidad, la circularidad, la continuidad, la suavidad, la firmeza, y el sentimiento de armonía que transmiten. Se ha popularizado por los beneficios higiénicos que se atribuyen a su práctica y a que es accesible a un estrato muy amplio de población, sea cual fuere su condición física. Los practicantes de Tai Chi Chuan atribuyen estos beneficios para la salud a las características de esta disciplina relacionadas con la Medicina Tradicional China. Estudios médicos recientes han prestado atención al Tai Chi Chuan .

Hoy en día, el Tai Chi Chuan es considerado una disciplina para el desarrollo de la integración cuerpo/mente y el equilibrio personal, sin que por ello se haya abandonado la relación forma/función que establece su naturaleza de arte marcial. A partir del Tai Chi Chuan se han desarrollado otras disciplinas que prescinden de la función marcial y se limitan a las técnicas y principios relacionados con la Meditación y el Chi Kung .

Tajín – Cocina marroquí

Etiquetas

, ,

Imagen

El guiso “Tajín” se compone de un variado recetario a base de carne con verduras o frutos secos. Para los marroquíes, el tajín es uno de los platos fuertes de la alimentación, junto con el cuscús. ¡Un sabroso tajín con una buena carne jugosa y acompañado de un buen pan casero hace que uno se sienta saciado y a gusto !

Ingredientes para cuatro (4) personas

  • Medio (1/2) pollo
  • Una (1) cebolla
  • Un (1) puerro
  • Dos (2) tomates
  • Un (1) calabacín
  • Dos (2) zanahorias
  • Un (1) pimiento choricero (o una cucharadita de su carne envasada)
  • Diez (10) ciruelas pasas
  • Diez (10) dátiles (sin hueso)
  • 250 ml de caldo de pollo
  • Dos (2) cucharas pequeñas de concentrado de tomate
  • Dos (2) cucharas pequeñas de especias “Ras el hanut
  • Media (1/2) guindilla
  • Media (1/2) cuchara pequeña de jengibre fresco rallado
  • Aceite de oliva virgen exta
  • sal

Elaboración

1.- Lo primero, pon el pimiento choricero en un recipiente con agua así se hidrata para posteriormente extraerle la carne (si no lo tienes envasado). Haz lo mismo con las ciruelas y los dátiles.

2.- Empieza a preparar las verduras. Una vez las tengas bien limpias, córtalas en trozos pequeños. A mi me gusta cortar la cebolla, el puerro y los tomates en trocitos muy pequeños para que se integren con la salsa, el calabacín y la zanahoria en trozos un poco mas grandes que cuando los comas notes todo su sabor y textura.

3.- Pon el tajine al fuego y cubre el fondo con un poquito de aceite de oliva (tres o cuatro cucharadas). Cuando esté caliente echas las verduras y las rehogas a fuego medio con una pizca de sal.

4.- Una vez rehogadas las verduras añade el pollo que lo tendrás limpio de pieles y grasas, cortado a trocitos pequeños. Yo suelo usar trocitos de pollo con sus huesos pues queda más jugoso que la pechuga, pero puedes echarle trocitos de pechuga así tendrás menos problemas al comerlo ya que está limpia de pequeños huesos traicioneros, aunque pienso que la pechuga se queda mas seca.

5.- Cuando el pollo esté dorado, le echamos las especias Ras el hanout, la media guindilla y la media cucharita de jengibre*, integramos bien con las verduras y el pollo.

6.- Saca el pimiento choricero del agua y con una cuchara le extraes la pulpa, con cuidado de no romper la piel para que no queden trozos desagradables. Se lo echas junto con las cucharitas de tomate concentrado al tajine. También echa los dátiles y las ciruelas que al haberlas tenido todo este rato en agua se habrán hidratado y le darán al guiso ese dulzor especial que caracteriza la comida árabe.

7.- Es el momento de que le eches el caldo de pollo y bajes el fuego. Tapa el tajine que se hará lentamente durante unos veinte (20′) minutos, concentrará todos los sabores con el vapor que se forma en la tapa cónica de la cazuela y espesará la salsa. Pruebalo de sal y corrige si fuera necesario.

¡A la mesa!

Kabuki – Teatro Japonés

Etiquetas

, ,

Una de las formas antiguas de teatro japonés, junto con el teatro Noh o el Bunraku, es el Kabuki.

El Kabuki fue creado al final del periodo Edo, durante el S XVI. Contrariamente a lo que se nos tiene acostumbrado, el Kabuki era un arte contemplado tanto por las clases altas como por las clases más bajas de una sociedad que, como la japonesa, estaba claramente dividida. Obras de Kabuki Las hay de distintas temáticas.

Por un lado están los Dramas históricos (jidai mono), en los que se cuentan hechos históricos de gente de clase alta. La temática suele ser trágica, pero en algunos momentos de la obra se representan escenas cómicas, lo cual quita un poco de intensidad a la obra. También podemos encontrar obras en las que se enseñen conflictos entre la plebe y el señor feudal (algo que en una sociedad como la de aquella época no es de extrañar, puesto que en Japón el feudalismo no caerá hasta bien entrado el S XIX).

Otro tipo de temática es la del drama doméstico (sewa mono) en la que, a diferencia de los anteriores, narran hechos protagonizados por gente de clase baja. Suelen ser historias reales, pero a veces hay sitio para hechos fantásticos.

Las clases de obras de Kabuki podían provenir de tres fuentes distintas: 1. Obras que se adaptaban del teatro Noh o del Kyougen. 2. Obras adaptadas del teatro de marionetas (Bunraku). 3. Obras creadas para el Kabuki. Lejos de querer cerrarse en si mismo y crear obras sólo para ellos, toman los elementos otras formas artísticas antiguas, y las adaptan a sus características.

Lo más curioso de todo es que, mientras el resto de formas artísticas antiguas no goza del beneplácito del público, el Kabuki es de las mejor situadas en ese aspecto.

1311182471-japanese-shochiku-kabuki-theater-el-salvador_477356

Los Actores de Kabuki En primera instancia, tanto hombres como mujeres podían ser actores de Kabuki. Es más, las mujeres eran más numerosas que los hombres. Este hecho hizo que muchas mujeres gozasen de éxito entre el público masculino. Esta situación provocó que en 1629, dentro del shogunato Tokuwaga, se prohibiera que las mujeres pudieran actuar en el Kabuki. A partir de ese momento, fueron los hombres los que representaron estas obras, incluso los papeles femeninos, para los que había especialistas. A estos actores se les llama onnagata y han llegado a formar una parte muy importante dentro del Kabuki. Durante una obra de Kabuki a menudo los actores deben recitar monólogos en los que están acompañados de música de fondo de instrumentos antiguos japoneses. También es digna de mención la preparación y las técnicas usadas para la representación de estas obras, en las que se utilizan técnicas para dar más énfasis a una determinada escena.

000426010

El Escenario En él podemos encontrarnos con una trampilla, por la que los actores aparecen y desaparecen y una pasarela que comunica el escenario con los espectadores (hanamichi) en la que se aprovecha para escenificar los momentos más importantes de la obra y para aproximar un poco más al espectador.

Hoy en día, en Japón, el Kabuki goza de la simpatía del público nipón y es posiblemente una de las pocas formas artísticas antiguas japonesas que ha sabido mantenerse con el paso del tiempo.